¿Importa de que “tamaño es tu empresa”?

Una y otra vez he escuchado esa “frasecita” haciendo referencia a que el “tamaño” es muy relevante para hacer negocios. Lo más divertido es cuando se pregunta referente al tamaño a que es lo que el cuestionador se refiere, y he entendido que “tamaño” se refiere normalmente a la cantidad de gente que tiene una empresa, y esto, es frustrante.

 

Frustrante porque es un hecho que la inmensa mayoría de las empresas mexicanas son “pequeñas” en lo referente a ese tamaño y lejos de ser “malo” todo mundo debe de estar feliz de ello por el hecho de ser este tipo de empresa el verdadero motor de la economía de un país, lo que lo hace crecer, ser productivo, etcétera. ¿Cómo cree cualquiera de estos “curiosos” que empresas como DELL, Microsoft, SUN, Oracle, Cisco, Google ó HP empezaron? La respuesta es chiquitas, muy, pero muy chiquitas, muchas veces desde la cochera, la cajuela de un auto o la casa de sus fundadores. ¿Se imaginan si para iniciar todos ellos hubieran tenido que primero tener 20 0 50 personas y luego arrancar?

Se ve a leguas que las personas interesadas en la cantidad de gente para medir cuán grande es o no es una empresa son personas que, simplemente, jamás han arrancado un negocio, o bien si lo han hecho son de esos frustrados que no la hicieron y ahora tienen un trabajo como empleados “curiosos” por factores que eran importantes antes de los finales de los 1700s, o en pocas palabras, antes de la revolución industrial, cuando se requería de una gran familia para hacer labores del campo, antes de que llegara el tractor. Lo peor es que a esas empresas y/o profesionistas independientes a los que les hacen su “preguntita” se basa en que se preocupan por su capacidad de entrega, por que se pueden saturar, o algo así, cuando, muy probablemente ya hasta los hayan atendido por años, sin haber UN SOLO INCIDENTE de informalidad.

Lo más ridículo, es que hay concursos de “innovación” los cuales favorecen más a las empresas que generan más empleos directos, que no miden el impacto en innovación de empresas con poco personal que generan muchos empleos y beneficios indirectos, por dar solo un ejemplo.

Más hoy que nunca, hay que admirar a una empresa por precisamente tener la menor cantidad posible de personal, sobre todo cuando se emplean a las personas para acciones que la tecnología resuelve, esto visto desde varias alternativas:

1.     Productividad: Cada persona que existe en este tipo de empresas justifica su razón de ser por ser relevante al negocio, por su pensamiento y acciones, por ser, simplemente ESTRATÉGICA su existencia

2.     Innovación: Muy probablemente emplea tecnología de punta para existir, probablemente inició sus operaciones con un sistema de mensajería unificada (tecnología que permite ser encontrado en cualquier lugar y momento, por ejemplo escuchando tu correo electrónico desde un celular y logrando contestarlo por voz, escuchar desde tu PC tu buzón telefónico ó cuestiones equivalentes) en vez de tener una persona dedicada a contestar el conmutador todos los días del año 24 horas al día

3.     Nuevos modelos de negocio: Es muy probable que quien habla de los “tamaños” de empresa viven en el ayer. Antes se usaba un mensajero o el correo tradicional para mandar escritos, luego vino el FAX, y ahora es el correo electrónico. La gente prefiere recibir todo lo que se pueda por correo, a reserva de lo que no es posible, pero tenemos que reconocer que adoptar nuevas formas de hacer las cosas es preferible y más barato que seguir en el pasado.

4.     NO es malo evitar personal no necesario, es mejor pagar bien al poco personal que si se necesita por sus habilidades

5.     El hecho de usar pocos empleados no implica que el resultado de esa empresa no impacte a muchas empresas que si requieren personal. Es evidente que las empresas podrán requerir de personal para labores tales como un centro de atención de llamadas, fuerzas de ventas, etcétera, pero muchas veces el contar con un sitio en internet del cual se pueda comprar permite tener un nuevo canal para permitir que los interesados cuenten con una alternativa de auto servicio, y a muchos consumidores les agrada mas hacer sus compras cuando quieran en vez de restringirse a un horario de oficina.

 

Así que, si piensas poner un negocio o bien ya tienes uno, y te preguntan “¿DE QUÉ TAMAÑO ES TU EMPRESA?”, antes de buscar meter hasta al perico en una nómina y sentirte mal, mi opinión es preguntar “¿en función de qué?”  Porque si nos vamos a:

·         Tamaño de la productividad

·         Capacidad de respuesta

·         Agilidad en decidir

·         Utilidades (si, lo que se gana, más allá de lo que se vende)

·         Tiempos de respuesta

·         Personal competente

 

Es muy probable que esa “gran empresa” en personal, lejos de ganar utilidades pierda con cada venta que haga, que sea obesa en gastos, que tenga mucho “especialista en nada”, que no ha adaptado lo último en tecnología para ganar agilidad y en la que la burocracia predomine. Mejor que esos “grandes” se preocupen, no vaya a ser que esa “pequeña” empresa o hasta profesionista independiente les vaya a demostrar mayor efectividad a sus clientes, y entonces, allí sí que se preocupen de su “gran” tamaño…

¿Tú qué piensas? ¿Te ha pasado esto (mándale a ese alguien la liga de este blog) J? ¿Exagero? ¿Pasé algo de vista? Agradeceré mucho tus comentarios.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s