¿Qué tendría que hacer el sector empresarial para ayudar a México en 2020?


Esa pregunta confieso no es mía, la escuché a manera de reflexión por un Director General Adjunto (DGA) de uno de los bancos globales más importantes del mundo, y confieso que fue suficiente motivo para pensar en comentarlo en este espacio, pues además, septiembre está cerca, es el mes patrio, y este es el tipo de reflexiones que necesitamos en mi opinión los mexicanos.

Y es que, esta pregunta no es una pregunta sencilla. Lo primero que nos aborda a los que llevamos décadas al mando de una empresa es un “efecto de rebote” y pensar en todo lo malo que vemos que no se ha hecho por el sector público. Así es, las obras que no se hicieron y las que muchos opinan que no tienen sentido, los programas de incentivos que desaparecieron, los del fomento al emprendedor, etcétera.

Pero este DGA dijo algo clave. “Si, todo eso puede tener valor, y definitivamente afecta a la situación actual, pero ¿no habrá nada que sin relacionarse con el sector público se pueda hacer?”

Y, confieso que su reflexión es de ponerse a pensar.  ¿De verdad, los empresarios solo podemos esperar que la economía de forma significativa se mueva por los temas antes comentados? No necesariamente en su totalidad, y si, categóricamente si veo acciones concretas que el empresariado mexicano puede hacer, a pesar de lo que sea que ocurra en el entorno.

De entrada, hay varias acciones que podemos hacer.

Algunas son “hacia adentro de la empresa”. Tales como:

  • Agilizar operaciones mediante el empleo de RPA (Robot process automation). Piezas de software que sustituyen labores humanas en el proceso y manipulación de la información.
  • Automatización de los flujos de procesos de negocio, vinculando departamentos clientes y proveedores
  • Empleo de nuevos medios de pago y venta, tales como comercio electrónico, la venta en grandes plataformas de comercialización electrónica, ambientes de subastas electrónicas
  • Nuevas formas de tocar a sus clientes tales como las plataformas de acceso a profesionistas, sitios de búsqueda pagando por publicidad dirigida, optimización en búsquedas siendo localizados en los grandes buscadores
  • Plataformas de colaboración. Esto puede ser literalmente mediante oficinas virtuales que convierten a las personas en avatares y pueden desplazarse en el espacio para colaborar

Solo por dar algunos ejemplos.

Hacia “afuera de la empresa” existen varias decisiones estratégicas a realizar

  • Si eres una empresa de manufactura, la idea es priorizar la producción no la maquila de productos. La producción siempre impulsará muchos más sectores productivos
  • Si produces local, es el momento de exportar global
  • Formalmente, incorporar a la empresa un área de innovación, investigación y desarrollo, sin importar el giro
  • Mejorar a un óptimo operativo de clase mundial la interacción con clientes y proveedores
  • Crear un nuevo estándar o certificación en el segmento hotelero y de renta de espacios corporativos que garantice la salud y tranquilidad de los que deseen viajar, descansar o trabajar
  • Desarrollar nuevas formas de entrega, empaque, consolidación y rastreo de productos o servicios desde el consumidor hasta la interacción de empresas con empresas
  • Mejorar el servicio al cliente, soporte, y, en pocas palabras tener un trato impecable con el mercado, sea el punto de contacto que se emplee, todo debe de ser consistente.

Solo por poner algunos ejemplos que, afortunadamente dependen 100% de nosotros como empresarios. Mira, lo sé. No es para todo tipo de empresas. Algunos se ven sumidos en deudas y factores incontrolables, pero, en mi opinión, si no nos ponemos a pensar de manera constructiva y accionable en cómo si lograr algo, nada podrá ayudarnos, simplemente, esa actitud no permite adaptarnos y ejecutar, que es el nombre del juego.

Ahora bien, para este punto puede pensarse en que varias de estas alternativas podrían derivar en dejar de emplear recursos humanos. Es cierto, pero como lo comentaba en este episodio de mi podcast: evitando que tu trabajo sea adquirido por la inteligencia artificial, el progreso se hace precisamente sustituyendo trabajo irrelevante por tecnología que abarata el costo de los bienes producidos, y, esa desaparición de trabajo humano deberá de complementarse por nuevos ecosistemas de negocio que florecerán gracias a estos nuevos procesos automatizados. En ese episodio comenté por ejemplo que el nacimiento del automóvil acabó con los herreros, pero inició toda la industria de autopartes y de mecánicos, más grande que la cantidad de herreros del pasado, y ese ecosistema de mecánicos, autopartes, y demás necesidades, creció, y mucho.

Hoy me aborda ese mismo sentimiento, de hambre de emprendimiento, de adaptación, de crear nuevos servicios y productos, de inventar, más allá de innovar lo existente, que en si mismo también ayuda.

Por lo anterior, ve hacia adentro del alma de tu empresa, amigo empresario, y reflexiona lo que este DGA me puso a pensar. ¿De verdad no hay nada que podamos hacer por México? Yo ya empecé a reflexionar y te comparto que ya estoy muy motivado a desarrollar varias iniciativas. ¿Y tú? Yo espero que si, por el bien tuyo, el de tu empresa, tus colaboradores y como conclusión por nuestro querido México. Hagamos pues que las cosas pasen, todos saldremos beneficiados.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s